martes, 4 de mayo de 2010

Rumore rumore


Como bien sabréis, Actimel destruye la flora intestinal, es adictivo y además lo produce el nieto secreto de Rasputín. Pero si sois de aquellos que no se creen todo lo que circula por internet, quizás os interese el caso de Actimel en Argentina: tras una campaña, al parecer muy potente (qué fácil sería ser publicitarios si lo que hubiese que comunicar fuera lo malo de las marcas), que afirmaba en diferentes blogs que estos yogures destruían la flora intestinal y era adictivo, la marca puso en marcha accciones "convencionales" para recuperar su prestigio, cosa que no sirvió de mucho. Pero lo interesante aquí es cómo Sinus, la agencia online de Actimel, planteó el problema: si viene de Internet, que ahí muera.

Así nació creadorderumores.com.ar, un portal en el que los usuarios podían crear sus propios rumores sobre lo que quisiesen. El mensaje es claro: en Internet hay rumores y mentiras porque cualquiera puede decir lo que quiera.

Aunque el portal parece no estar activo, la campaña ha causado cierto revuelo a nivel internacional. Adage se ha hecho eco de la misma: http://www.sinus.la/blog/nota/danone-fights-damaging-viral-slurs-in-argentina_44/

Sebastián May

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada